El madridista Luka Modric, capitán de la selección de Croacia, que mañana jugará la final del Mundial de Rusia 2018 contra Francia, cuidaba cabras en una montaña llena de lobos cuando era un niño, informa la prensa local.

La energía y temple extraordinarios del futbolista estriban de la montaña de Velebit, donde creció como niño en condiciones de una naturaleza intacta preservada en pocos rincones del mundo, relata el diario electrónico Index.

En el filme “Wolf Attack Sequence“, grabado en Velebit en 1990, aparece en el minuto 2 el pequeño Luka, de entonces cinco años de edad, cuidando cabras en las montañas.

Compartir