Los mortales ataques de los últimos días en Indonesia tuvieron una particularidad: dos familias y sus hijos fueron los atacantes.

Aunque esta no fue la primera vez que se usan niños como atacantes suicidas, lo raro es que fueran los propios padres los que llevaran a sus hijos a morir con ellos.

Lo más común es que los niños sean alejados de sus familias, adoctrinados o drogados, y obligados a cometer un ataque.

El domingo, una madre atacó una iglesia en Surabaya junto con sus dos hijas, mientras el padre y los dos hijos detonaron bombas en otras dos iglesias. Las hijas tenían 9 y 12 años, y los hijos 16 y 18. Trece personas murieron en estos ataques coordinados.

Este lunes, dos padres se inmolaron en una comisaría de policía en la misma ciudad, también llevando con ellos a sus tres hijos, uno de los cuales sobrevivió. Otras 10 personas resultaron heridas.

“Este patrón de ataque es bastante nuevo, es algo que no habíamos visto antes en Indonesia”, le dijo a la BBC Alexander Raymond Arifianto, experto de la Universidad Nanyang.

Indonesia, el país de mayoría musulmana más poblado del mundo, ha registrado en los últimos meses un aumento de la militancia islamista.

Nota de BBC Noticias.

Para continuar leyendo la nota el siguiente link.

http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-44110934

Compartir