La Secretaría de Salud del estado de Querétaro se une a la conmemoración del Día Mundial de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), llevada a cabo cada tercer miércoles del mes de noviembre, con el objetivo de sensibilizar a la población sobre la enfermedad y mejorar el cuidado de la misma.

La EPOC es un concepto que designa diversas dolencias pulmonares crónicas que limitan el flujo de aire en los pulmones. Los términos más familiares como bronquitis crónica y enfisema, ahora se incluyen en la diagnosis de la EPOC. En la actualidad afecta casi por igual a ambos sexos.
La enfermedad tiene asociación con la exposición a los siguientes factores de riesgo: tabaquismo; contaminación del aire en locales cerrados (por ejemplo a causa del combustible de biomasa usado para cocinar y como medio de calefacción); contaminación del aire exterior; polvos y productos químicos (vapores, sustancias irritantes y gases) en el medio laboral.

Los síntomas más comunes son la disnea, o falta de aliento, una excesiva producción de esputo y una tos crónica. A medida que la enfermedad empeora, pueden hacerse muy difíciles actividades cotidianas como subir unos cuantos escalones o llevar una maleta. Sin embargo, la EPOC no es solo la “tos del fumador”, sino una enfermedad pulmonar potencialmente mortal que conduce de forma progresiva a la muerte.

Para realizar el diagnóstico de este padecimiento se realiza una prueba, llamada espirometría, que mide la cantidad y la velocidad del aire inspirado y espirado.

La EPOC no se cura y es esencial dejar de fumar para prevenir la progresión de la enfermedad. Existen varios tratamientos que pueden ayudar a controlar sus síntomas y a mejorar la calidad de vida de los pacientes. Por ejemplo, los medicamentos broncodilatadores pueden mejorar la disnea.

En el estado de Querétaro, en lo que va de este año, por EPOC se han registrado 228 defunciones.

La lucha contra la EPOC forma parte de las actividades generales de prevención y control de las enfermedades no transmisibles, que lleva a cabo la Organización Mundial de la Salud, cuyos objetivos son:

• Aumentar la sensibilización acerca de la epidemia mundial de enfermedades crónicas.
• Crear ambientes más saludables, sobre todo para las poblaciones pobres y desfavorecidas.
• Reducir los factores de riesgo comunes de las enfermedades no transmisibles, tales como el consumo de tabaco, las dietas malsanas y la inactividad física;
• Prevenir las muertes prematuras y las discapacidades evitables, relacionadas con las principales enfermedades no transmisibles.

En los Centros de Salud se fortalecen acciones para prevenir esta enfermedad, con énfasis en la importancia de dejar de fumar, ya que esta práctica es la principal causa. Además, es importante tratar de evitar los irritantes pulmonares que puedan contribuir a la EPOC, como el humo producido por personas que fuman, el aire contaminado, los vapores químicos y el polvo.

Compartir