La tendencia a lavarse el cabello sin shampoo, alegando que “sus químicos son dañinos” y “debilitan el cabello”, entre otros efectos indeseados, abre el debate sobre qué tan saludable es.

Esta nueva tendencia se basa en la idea de que menos es más, por lo menos cuando sostiene que no hay que lavarse el cabello con shampoo. Algunas personas, como la famosa Kim Kardashian, dejaron de usar estos producto, ya sea regularmente o incluso del todo, por la creencia de que dejan al cabello sin sus aceites naturales saludables. 

¿Pero es esto de verdad saludable para el pelo y el cuero cabelludo? Eso depende sobre todo del tipo de cabello que se tenga, según expertos en la piel y el cabello. “Depende del tipo de pelo. Algunos tipos de pelo lo tolerarían mejor que otros”, dijo la doctora Angela Lamb, directora de Dermatología de Westside Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Los defensores del “no-poo” limpian su cabello  y cuero cabelludo con productos que no contienen detergente, comentó Lamb. Las alternativas incluyen desde un mejunje casero con bicarbonato y vinagre de sidra de manzana hasta una variedad de nuevos productos fabricados que se ofrecen en salones de belleza y que contienen aceites naturales y limpiadores que no so detergentes. “Hay un par de salones en Nueva York que los venden”, enfatizó Lamb.

Quienes promueven esta forma de lavado aseguran que de ese modo es posible lucir una cabellera sana y resplandeciente porque, tras un tiempo, el pelo es capaz de autorregular la secreción de grasa. Según Lamb, el pelo está hecho de proteína, y en la raíz de cada pelo hay una glándula sebácea. El aceite producido por esa glándula recubre el pelo y evita que se haga frágil.

Por su parte, Lamb concluyó que el uso regular de shampoo también ayuda a controlar y a tratar los problemas del cuero cabelludo, como la psoriasis, el eczema y la caspa.

FuenteCon Bien Estar
Compartir