En el penúltimo acto de precampaña, el aspirante presidencial de la coalición “Todos por México”, dejó a un lado las formalidades y contagiado por el ánimo de la juventud priísta, aseguró que llevará a México a ser potencia mundial y un país más chingón.

“Qué quiere decir que México sea potencial mundial, qué quiere decir que México sea potencia y lo que queremos es un México más chingón, vamos a trabajar juntos para así lograrlo”, aseguró al reunirse con la Red de Jóvenes priístas en la Ciudad de México.

En el encuentro, haciendo uso de su nuevo lema de precampaña “yo mero”, el precandidato prometió para los jóvenes un país más incluyente y con mejores oportunidades.

“Lo vamos  a hacer, porque somos un país joven, la mitad del país tiene menos de 27 años, la mitad del país no ofrece si le damos la posibilidad de que este país se transforme y en ese esfuerzo, yo quiero que los jóvenes sepan que yo mero estoy dispuesto a encabezarlos”, aseveró.

Acompañado por el precandidato priísta a la jefatura de gobierno de la Ciudad de México, Mikel Arriola, Meade advirtió que esta campaña será un reto para redignificar a la clase política del país y que deje de ser sinónimo de corrupción.

“Esta elección va a implicar la defensa del servicio público, esta elección va a impicar la dignificación de la política y este ejercicio de identificación, de volver a ver la política diferente es un ejercicio que toca hacer a los jóvenes”, señaló.

Por su parte, Arriola Peñalosa prometió transporte público gratis para los estudiantes, 100 kilómetros nuevos de metro, tres trenes suburbanos y créditos para la primer vivienda.

Con información de Excelsior

Compartir