Durante la investigación de la muerte de varios integrantes de una familia, presuntamente por envenenamiento, el Procurador General de Justicia, Rodolfo Ríos, destacó que la verdad de los hechos se conocerá hasta que pueda declarar la mujer de la tercera edad cuyo estado de salud es de gravedad.

La madre de la familia suministró un medicamento a sus tres hijos, a sus padres (abuelos de los chicos) y posteriormente ella también lo bebió. Únicamente la abuela logró sobrevivir y se encuentra internada de gravedad. Presuntamente la madre de la familia no toleró que una juez entregará a su ex pareja la custodia de sus hijos.

“Estamos pendientes de la salud de la señora. Cuando los médicos lo autoricen y esté en posibilidad de hacer la entrevista con la gente de la Procuraduría, tendremos que realizar la entrevista ver qué nos dice”, expuso Ríos Garza en rueda de prensa realizada en Tlalpan.

Descartó que en el caso de los niños que murieron, no se pudo acreditar que hubieran sufrido de ataque sexual por parte del padre, como alegaba la madre.

“Con la Procuraduría Capitalina hubo tres expedientes (previos) en donde no se acreditó en ninguno de ellos que existiera abuso sexual (del padre de los niños, como argumentaba la madre). Si fuera lo contrario por supuesto que el papá hubiera sido consignado y estaría en alguna cárcel”, puntualizó el procurador.

Respecto a la decisión de una juez de entregar la guardia y custodia de los niños al padre, Ríos Garza destacó que fueron las instancias judiciales las que decidieron que así fuera.

“Hubo una resolución de una jueza familiar que resuelve la guardia y custodia, resuelve de una manera incluso hay apelación y posteriormente un juicio de amparo, en el que le prohíbe incluso a los abuelos que se acerquen a los menores. Es un tema que se dilucidó en tribunales locales y federales”, puntualizó el Procurador.

 

Con información de Excelsior

Compartir