Con la premisa de que no existe edad para sonreír y ser feliz, un grupo de amigos de Mérida, Yucatán crearon una dinámica en Facebook que se volvió viral y que se contagió a otros estados.

Santa para un abuelito” inició en la Casa Hogar “Jesús De La Misericordia”, en la que sus residentes pidieron que se les cumpliera un deseo.

Adolfo, Liliana, Claudín, Kareli, Anahí e Irving, los creadores del proyecto escogieron esa residencia al azar y tomaron las fotos con los regalos anhelados que van desde una camisa o zapatos a un triciclo o un perfume.

Elegimos una casa al azar, no quisimos tomar una grande, porque no sabíamos si podíamos cumplir el compromiso o no”, comentó en entrevista con Excélsior Digital, Adolfo Yam.

La idea fue hacer una dinámica con ellos, pues platicamos, les dijimos qué es lo que queríamos hacer y pedimos su autorización para publicar sus fotos en Facebook”.

Adolfo explicó que la idea era cumplirle un deseo a una persona de la que muchas veces se olvidan.

Y esa parte es la que nos movió más”.

Es habitual que en estas épocas los regalos se destinen a niños, pero ellos pensaron que en una casa hogar para personas de la tercera edad, la felicidad decembrina también es importante.

No estamos negados a apoyar a otros grupos, pero lo vimos muy padre porque, pues siempre es la ayuda a los niños y muchas veces de los abuelos se olvidan y hay muchos abuelitos que ni siquiera tienen familia y nadie los recuerda, ni les da nada”, añadió.

El domingo pasado visitaron la residencia para plantear su proyecto, tomaron las fotos y para el lunes ya tenían la página.

Después de tres días de haber publicado los deseos de los adultos mayores, su publicación ya alcanzaba más de 17 mil 500 compartidos y 3 mil 600 reacciones en la red social.

En una casa de ancianos siempre les llega comida, artículos de higiene, que es muy valioso, pero quisimos ir más allá y saber qué es lo que desean, el deseo que se les pegara la gana”, dijo Adolfo.

Narró que, al ver los anhelos de algunas personas, creyeron que no podrían lograrlo, como por ejemplo el triciclo o la televisión.

Incluso se pusieron de acuerdo con otros amigos para poder cumplir la meta: que todos tuvieran su deseo.

Pero, por fortuna, fue mucha la ayuda.

Empezamos a conseguir todo y vimos que hay mucho apoyo, los mensajes no dejan de llegar”.

Por ello, pensaron en buscar otra casa hogar y la nueva lista fue publicada este miércoles.

Queremos llegar a más casas, ya que vimos que tenemos el potencial gracias a la gente que nos está ayudando”, explicó Adolfo.

Esta labor ha sido titánica para ellos, ya que todos trabajan y en sus tiempos libres responden mensajes, asignan “Santas” y organizan el convivio en el que los regalos serán entregados.

Hasta fueron apoyados con los alimentos y bebidas, la música y el audio para esa fiesta.

En la segunda publicación se peleaban a los abuelitos, pero nuestra idea ahora es que los eventos salgan bien, por ello pedimos paciencia para que nos podamos organizar ya que no queremos que les lleven lo mismo a un abuelito y que se lleve de zapatos, por ejemplo”.

Paciencia, ya que Adolfo añade que hasta el momento tienen poco más de mil 500 inbox a los cuales les quieren dar el tiempo para leer y ver cómo le dan cabida en el proyecto.

Asimismo, narró que vieron muchas carencias en las casas y lo van a comentar en Facebook para que la gente que quiera les apoye.

Hay mucha gente que se ha ofrecido a donar dinero desde otros estados del país, incluso desde Estados Unidos. Como 10 personas de California nos han escrito para ello”.

Pero, este buen samaritano dijo que no han querido aceptar nada de dinero, ya que no quieren que se “eche a perder” todo esto que se generó.

Por otra parte, varias páginas copiaron el esquema de lo que es ‘Santa para un abuelito” en el Estado de México, Coatzacoalcos y Jalisco.

Les hemos dado compartir, algunos nos contactaron y nos pidieron autorización para usar la idea”, expresó.

Una de las cosas que creen que les ayudó a tener tanto alcance fue que desde un primer momento mostraron que solamente buscan llevar felicidad a esas personas.

No somos ningún grupo político, publicitario, religioso, nada. Solamente somos un grupo de amigos que queríamos ayudar y el que nos quiera ayudar bien recibido es”.

Tras lo cual, reiteró que no reciben despensas, ni dinero, nada.

El que lo quiera llevar algo a las casas, podemos decir dónde se necesita para que lo lleven y constaten que ahí está su apoyo”.

Adolfo remató que este éxito fue una grata sorpresa también para ellos.

Contagiamos algo que no esperamos que se volviera tan viral”.

Con información de Excelsior

Compartir