SUTHERLAND SPRINGS, Texas. Johnnie Langendorff comentó este lunes que iba en su camioneta a recoger a su novia en Sutherland Springs cuando un hombre descalzo que había intercambiado disparos con el autor de la matanza en una iglesia en Texas, subió atrás del vehículo y exclamó:

“Tenemos que agarrarlo”.

Momentos después, los dos perseguían el vehículo de Devin Patrick Kelley, de 26 años, quien según la policía abrió fuego en el interior de la Primera Iglesia Bautista, en Sutherland Springs, con resultado de 26 muertos y unos 20 heridos.

Más información aquí: http://www.excelsior.com.mx/global/2017/11/06/1199555

Compartir