El cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, anunció este lunes que el próximo 16 de mayo se instalará la mesa de diálogo nacional para buscar una salida a la crisis política y social que sufre Nicaragua desde abril.

“”Aun cuando las circunstancias para dicho diálogo no son las más idóneas, anunciamos el inicio del mismo para este miércoles”, dijo Brenes.

El anuncio se da el mismo día en que se vencía el plazo para el presidente Daniel Ortega aceptara las exigencias el episcopado para iniciar el diálogo.

Una de ellas era permitir la entrada de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, lo cual Ortega ya autorizó.

Las otras exigencias son desmovilizar las fuerzas militares, detener la represión y no perseguir a los jóvenes universitarios, quienes han sido protagonistas en las protestas.

El ejército, por su parte, ya había dicho que no actuará contra los manifestantes.

Nicaragua ha estado inmersa en una oleada de protestas que surgieron ante el anuncio del gobierno del presidente Daniel Ortega de reformar el sistema de seguridad social, lo que incluía reducir las prestaciones y aumentar los aportes de los empleados.

Aunque el gobierno suspendió la medida, las manifestaciones continuaron y han llegado al punto de pedir la dimisión de Ortega.

Según los datos del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), desde el comienzo de las protestas, 47 personas han muerto en Nicaragua, aunque otras organizaciones de derechos humanos elevan esta cifra a 65.

Nota de BBC Noticias

http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-43957981

Compartir