La tecnología ha sido pieza clave en lo que a inclusión financiera se refiere, particularmente la telefonía móvil, que llegó a cambiar la forma en la que interactúa el mundo.

La telefonía móvil se ha convertido en una especie de control que funciona para administrar muchas de las actividades de la vida diaria. Según la ENDUTIH 2019, se estima que México cuenta con 86.5 millones de usuarios de telefonía celular, lo que representa el 75.1% de la población de seis años o más; y un incremento de 3.6 puntos porcentuales respecto de 2015. Nueve de cada 10 usuarios de teléfono celular disponen de un celular inteligente (smartphone).

Dadas las virtudes tecnológicas que tiene la telefonía celular, ésta se ha vuelto un medio para hacer llegar diversas soluciones a mano de los usuarios, permitiéndoles tener una vida mucho más sencilla en su día a día.

En este sentido, una industria que ha tomado ventaja es la financiera. La telefonía celular, junto con el uso de datos móviles han permitido reemplazar las transacciones en dinero físico por tarjetas o móvil (mediante el uso de billeteras electrónicas, códigos QR, pasarelas de pagos, etc.), los desplazamientos a sucursales bancarias y ha creado una vía para la inclusión financiera de aquellas personas que no se encuentran bancarizadas. Según Better Than Cash Alliance de las Naciones Unidas la falta de inclusión financiera “atrapa a los segmentos vulnerables de la sociedad en un ciclo de pobreza”.

“El mecanismo para la inclusión financiera tiene que ver con la capacidad de que puedas enviar y recibir, verificar transferencias o hacer pagos, como si lo hicieras con tu cartera pero con tu teléfono. La vida de la inclusión financiera depende de un teléfono inteligente” opina Modesto Gutiérrez, fundador y presidente de Miio, el primer telcobank de México.

A medida que las personas obtienen un teléfono inteligente, pueden conectarse también a una institución financiera, pueden dar de alta una cuenta de débito, tener acceso a banca móvil, resuelven problemas de seguridad.

La India es una de historia de éxito para la inclusión financiera. Su economía basada en el efectivo se digitalizó rápidamente en los últimos años, y la tasa de apertura de cuentas bancarias ha ido en aumento. El número de indios con cuentas bancarias ha aumentado en los últimos tiempos y se estima que casi el 80% ya tiene una cuenta bancaria, de acuerdo con el estudio de PWC The FinTech route to greater financial inclusion in India.

Resaltando que la inclusión financiera ha venido de la mano con la tecnología financiera, en donde la principal herramienta para ello ha sido la telefonía celular. Statista predice que para 2022 el 36% de la población de la India contará con un teléfono inteligente, en comparación con el 26 por ciento en 2018, y según datos de Business Insider India, “se prevé que el uso de Internet y de dispositivos móviles en la India supere la marca de los 900 millones en 2023, y se estima que casi dos tercios de la población tendrá acceso a Internet y a un dispositivo móvil”.

Compartir