A sus 50 años, Halle Berry se mantiene como un sex symbol, ha ganado un Oscar en 2002 por su actuación en Monster’s Ball y además se cotiza en el jugoso mercado de cine de Hollywood, pero sus inicios no fueron sencillos y parafraseando aquella comedia de cine ochentera pasó “de mendiga a millonaria”.

Incluso la segundo lugar en el concurso Miss USA en 1986 confesó que en sus años mozos cuando llegó a Nueva York no tenía dinero y como homeless tuvo que dormir en varias ocasiones en un centro para personas sin hogar.

Llamé a mi madre y le pedí que me enviara algo de dinero, y ella me dijo que no… Eso fue duro”, contó la actriz a la revista ‘People’.

Más información en Excélsior.

http://www.excelsior.com.mx/funcion/2017/08/10/1180776

Compartir