Oscar Pistorius fue declarado culpable de homicidio culposo o negligente por la muerte a tiros de su novia Reeva Steenkamp pero no se le señaló como responsable de asesinato ni homicidio premeditado en torno a crimen.

La jueza del caso considera probado que el corredor disparó intencionadamente a través de la puerta del cuarto de baño de la vivienda que ambos compartían, aunque sin intención de matar a la persona que había tras ella.

El atleta se enfrenta ahora a una pena máxima de quince años de prisión por el delito de homicidio, si bien la sentencia no se conocerá hasta dentro de unas semanas.

Con este veredicto, el Tribunal acepta en parte la versión de los hechos del acusado, que asegura que disparó presa del pánico, pensando que se trataba de un ladrón que había entrado en su casa, aunque rechaza que apretara el gatillo de forma accidental.

El Tribunal estima, como avanzó ayer, que el acusado pudo pedir ayuda llamando por teléfono o saliendo a la calle, pero eligió coger su arma, aproximarse a la puerta del cuarto de baño y abrir fuego.

Por lo tanto, actuó de forma “negligente” y “culposa”, condiciones que, según la jurisprudencia sudafricana, caracterizan el delito de homicidio.

El Tribunal estima, como avanzó ayer, que el acusado pudo pedir ayuda llamando por teléfono o saliendo a la calle, pero eligió coger su arma, aproximarse a la puerta del cuarto de baño y abrir fuego.

Por lo tanto, actuó de forma “negligente” y “culposa”, condiciones que, según la jurisprudencia sudafricana, caracterizan el delito de homicidio.

La jueza, Thokozile Masipa, insistió hoy en que no cabe condenar al acusado por asesinato, ya que no ha quedado suficientemente probado que su intención fuera la de matar.

Además, la conducta que tuvo tras saber que era su novia quien estaba tras la puerta, solicitando urgentemente ayuda y llamando a la Policía entre lágrimas, es “contradictoria” con la de alguien que pretende cometer un asesinato.

Por: Espn

Compartir