La clavadista brasileña Ingrid de Oliveira denunció que fue víctima de machismo y acoso por ser “una mujer que practica sexo“, tras salir a la luz un encuentro que mantuvo con el remero Pedro Gonçalves en la Villa Olímpica durante los Juegos de Río 2016.Me acosaron. Recibí pornografía. Recibí ofertas sexuales. Perdí trabajos. Fui atacada por periódicos de todo el mundo”, confesó Oliveira al portal de noticias UOL.

Oliveira fue centro de una polémica hace dos años y medio, cuando se hizo público que mantuvo relaciones sexuales con el remero durante los Juegos que se celebraron en Río de Janeiro en 2016.

La deportista rompió su silencio y narró el sufrimiento vivido tras el escándalo, al asegurar que se difundieron mentiras por el hecho de ser “una mujer que practica sexo“.

Oliveira, que compitió en plataforma de 10 metros, explicó que llevó a Gonçalves a la habitación para tener relaciones con él, pero ni fue en la víspera de la competición ni expulsó a su compañera de cuarto, como se dijo.

Denunció que, mientras ella fue duramente criticada, Gonçalves fue elogiado en las redes sociales.En mi Instagram, además de insultarme mucho, escribieron cosas asquerosas. Sin contar la cantidad de fotos de desnudos que me mandaban por mensaje privado. Hubo uno que hasta me preguntó: ‘¿Cuánto cobras por tener sexo conmigo?’ Qué rabia. Entraba en el Instagram de Pedro y no había ofensas. Era: ‘Enhorabuena, eres un crack”, contó la clavadista.

Oliveira, quien prepara los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, considera que el tratamiento que sufrió por parte de los medios de comunicación “no fue justo” y asegura que la historia fue “totalmente distorsionada”.

Señaló que el sexo entre atletas es normal durante los Juegos Olímpicos y de ahí los 450 mil preservativos que se repartieron entre los 10 mil 500 deportistas que acudieron a los de Río de Janeiro.

CON INFORMACIÓN DE EXCÉLSIOR

https://www.excelsior.com.mx/adrenalina/ingrid-de-oliveira-relata-su-infierno-tras-escandalo-sexual/1298615

Compartir