El jugador del Atlético de Madrid, Luis Suárez, reconoció que lo pasó mal cuando el Barcelona le comunicó que no contaba con sus servicios y le empujaron a buscarse una salida, que primero pareció pasar por la Juventus y que tuvo en el Wanda Metropolitano su destino final. Hubo días en los que lloré por la situación que estaba atravesando”, comentó a los medios el delantero después de marcar un penalti en la victoria de Uruguay por 2-1 en la eliminatoria mundialista contra Chile en Montevideo.

Suárez explicó que el club blaugrana le envió a entrenar “por separado”. “Me enviaron lejos de los otros 22 jugadores. Pero mi esposa fue la única que me vio con la cabeza gacha”, reconoció.

MÁS INFORMACIÓN EN

https://www.excelsior.com.mx/adrenalina/barcelona-envio-a-suarez-a-entrenar-lejos-del-primer-equipo/1410274

Compartir