La película ‘Hustlers’ (‘Estafadoras de Wall Street’) es, de por sí, una estafa.

Parece una cinta sexy y glamorosa sobre strippers con poca ropa y entaconadas y lo es. Pero detrás de esa superficie también hay una historia feminista sobre mujeres que toman el control en una industria dominada por los hombres.

 La gente entra al cine esperando una cosa porque ‘stripper’ es una palabra que tiene muchas connotaciones e ideas preconcebidas”, dijo su guionista y directora, Lorene Scafaria.

Esa es la estafa. Con suerte estamos subvirtiendo las expectativas, pero subvirtiéndolas de manera que tenga algunos matices”.

‘Hustlers’, que se estrena en salas comerciales esta semana tras su bien recibido debut en el Festival Internacional de Cine de Toronto, sigue a Jennifer López como Ramona, una bailarina nudista veterana en Nueva York que acoge a una joven bailarina (Constance Wu) bajo su ala. Ramona organiza una estafa a tipos de Wall Street involucrados con drogas a quienes exprime las tarjetas de crédito. La cinta se inspira en una historia de la vida real reportada por la revista New York en 2015, y transcurre tras la crisis financiera de 2008, cuando timadores mucho más grandes de cuello blanco disfrutaron de total impunidad.

Compartir