Al acudir a la develación de la escultura del Padre Salvador Medina Galván, en Hércules, el Presidente Municipal de Querétaro, Roberto Loyola Vera, destacó la importancia de reconocer la labor de quien fue un hombre relevante en su comunidad, que durante poco más de 34 años logró acoplarse al industrioso pueblo de Hércules.

Acompañado por su esposa Lucy Huber de Loyola; del Obispo de Querétaro, Excmo. Faustino Armendáriz Jiménez; del Director y Presbítero de la Parroquia de Nuestra Señora de la Concepción, el Padre Héctor Hernández Ugalde; del Director del Instituto Municipal de Cultura, José Antonio Mac Gregor Campuzano, y de habitantes de Hércules, el Presidente Roberto Loyola dijo que “los pueblos aseguran su futuro cuando son capaces de recordar siempre a aquellos que los han forjado”.

Compartir